HOARD'S DAIRYMAN
SUSCRÍBETE A LA REVISTA
SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

EDITORIAL

Se puede bajar más la cuenta de células somáticas
por Dr. Abelardo Martínez, D.V.M., Ph.D.

  n este número de Hoard’s Dairyman en español aparece la mesa redonda anual con el reporte de los Premios Platino por calidad de la leche en Estados Unidos. Me llamó la atención poderosamente un detalle, todos los ganadores muestran promedios de cuentas de células somáticas (CCS) muy por debajo de 100,000 células por mililitro (céls/mL).
  Este dato, por sí solo, refleja el gran esfuerzo dedicado por esos productores a reducir la CCS a un mínimo, indicando que las vacas verdaderamente sanas tienen niveles muy bajos de células somáticas. Tan es así, que tres de los participantes tuvieron niveles iguales o menores a 55,000 céls/mL. (rango 51,000 a 53,000). El panorama resulta casi igual a los de cuatro establos reportados en el 2009, en donde todos ellos tuvieron CCS iguales o menores a 55,000 céls/mL. ¿Pero qué es lo que hacen en esos establos que logran esa consistencia única en calidad de leche? Porque un logro como ese, se dice fácil, pero es algo realmente difícil de sostener los 365 días del año.
  ¿Cuáles son las prácticas que hacen que esos establos tengan esa calidad de leche?
  A primera vista, todos siguen un procedimiento convencional para el ordeño. Tienen un protocolo escrito, se ponen guantes, despuntan, presellan (algunos hacen doble presellado), usan toallas individuales (de tela o de papel) y sellan al terminar el ordeño. Sin embargo, la diferencia con muchos establos es que primero se aseguran de limpiar la ubre manualmente, eliminando todos los residuos de estiércol y mugre de los pezones. En los ocho establos, se aseguran que las puntas de los pezones estén completamente limpias.
  En los ocho establos también utilizan tratamiento con antibióticos en todos los cuartos de todas las vacas, usan sellador interno y sellador externo de barrera, y hacen pruebas de California antes del secado y después del parto. Son especialmente meticulosos en el protocolo de secado, asegurándose de insertar los tubos en puntas limpias y sólo hacen inserción parcial de las cánulas.
  Otro aspecto que no descuidan es la limpieza y el mantenimiento de los echaderos individuales libres, no hay entre estos establos, operaciones con camas comunales ni echaderos fijos. Los pasillos y los echaderos son limpiados entre dos y tres veces al día, cuando las vacas están en ordeño, pero quitan el estiércol más frecuentemente cuando es necesario. No todos usan cama de arena, algunos usan cama de aserrín o viruta, pero obtienen los mismos resultados gracias a una vigilancia meticulosa de las cuentas bacterianas en el material de cama usado.
  Estas prácticas son algo que puede hacerse en todos los establos del mundo. Según los expertos, una vaca con más de 100,000 células somáticas tiene mastitis subclínica y ya hay plantas procesadoras que están rechazando CCS de más de 200,000 céls/mL.

VISITE NUESTRAS SECCIONES