HOARD'S DAIRYMAN
SUSCRÍBETE A LA REVISTA
SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

EDITORIAL

Ensilando el maíz seco después de deshidratarlo
por Dr. Abelardo Martínez, D.V.M., Ph.D.

  En la mayoría de las cuencas lecheras del mundo, los productores de leche no cuentan con una fuente de maíz de alta digestibilidad. En muchos establos han resuelto este problema con el ensilado de maíz de planta completa. Sin embargo, las vacas altas productoras requieren cantidades aún más grandes de almidón. Generalmente, recurren al grano de maíz seco como fuente adicional de energía. No obstante, el almidón de los granos maduros de maíz se encuentra encapsulado en capas de unas proteínas, llamadas prolaminas, que son indigeribles. En algunas regiones húmedas y de clima frío, han resuelto este problema con la inclusión de maíz de alta humedad en las raciones para vacas lecheras altas productoras.
  Esto ha llevado a la inquietud por buscar la sustentabilidad de los hatos lecheros en otras zonas geográficas, incluyendo regiones tropicales y zonas áridas, por lo tanto, han iniciado la búsqueda de otras fuentes de almidón diferentes a los granos secos de maíz.
  La producción de ensilado de granos de maíz secos, después de rehidratarlos, es una opción en regiones en donde no es posible obtener fuentes de almidón más digestibles. La rehidratación del grano de maíz y su ensilaje posterior, aumentan su digestibilidad y se obtiene un producto comparable con el maíz de alta humedad que se produce en zonas frías y húmedas. Sin embargo, es importante determinar cuál es la mejor estrategia para producir este tipo de ensilado.
  El primer problema es determinar qué tipo de medio se debe utilizar para rehidratar los granos secos de maíz que asegure una rehidratación adecuada y estabilidad aeróbica suficiente para hacer viable la utilización de este tipo de ensilado. Existen numerosos tipos de subproductos con los que se pueden rehidratar los granos secos de maíz. Por ejemplo, investigadores de la Universidad de Florida (Ferrareto et al., J. Dairy Sci. 100:4643), han sugerido que se pueden utilizar granos húmedos de cervecería para este fin. En una evaluación del tiempo de fermentación (30 días) sobre el perfil de fermentación, se rehidrataron los granos secos de maíz con granos húmedos de cervecería; ambas operaciones, la rehidratación y el ensilaje de la mezcla, produjeron una fermentación adecuada y mejoraron la digestibilidad del almidón.
  El otro problema que representa el ensilado de granos de maíz rehidratados es el inóculo a utilizar y la estabilidad aeróbica. En un experimento realizado por investigadores de la Universidad de Sao Paulo (Da silva et al., J. of Dairy Sci.,100:4158) se comprobó que este ensilado tiene baja estabilidad aeróbica al retirar el grano del silo. Los investigadores ensayaron entonces la inoculación del ensilado con Lactobacillus buchneri y encontraron que mejoró notablemente la estabilidad aeróbica del ensilado y la capacidad de degradación de la materia seca, mejorando la digestibilidad del almidón y disminuyendo el contenido de prolaminas de los granos de maíz.

VISITE NUESTRAS SECCIONES