HOARD'S DAIRYMAN EN ESPAÑOL          

La Revista Lechera de Vanguardia

Diciembre 2017, No. 276

   

EDITORIAL

Ventajas y desventajas de una sola ración,
por Dr. Abelardo Martínez, D.V.M., Ph.D.

       En la columna de Práctica Bovina del doctor Mark Fox, en el presente número de Hoard’s Dairyman en español, se habla de la popularidad que ha cobrado, desde hace años, el uso de una sola ración para alimentar a todos los grupos de vacas en producción en un hato lechero. La conveniencia de una sola ración es innegable si tomamos en cuenta algunos aspectos de manejo (menos errores en el mezclado), ahorro de mano de obra en la fábrica de alimento (las maniobras para acercar los ingredientes al mezclador son las mismas en todos los lotes) y horarios más exactos de reparto de alimento en los corrales. Pero la utilización de una sola ración para todo el hato también tiene sus desventajas, las vacas de inicio de lactancia pueden no estar recibiendo todos los nutrientes necesarios para cubrir todos sus requerimientos, mientras que las vacas de mitad y final de lactancia pueden estar recibiendo más nutrientes de los que necesitan.
       Los defensores del uso de una sola ración argumentan que basta con variar las cantidades de ración integral totalmente mezclada (RTM) suministradas a cada corral, de acuerdo con su producción, para solventar el problema del exceso de nutrientes aportados a los corrales de baja producción, pero, si se les restringe la alimentación a estos grupos, entonces se crea el problema de que esas vacas pueden no estar cubriendo sus requerimientos de materia seca. Eso obliga, en ocasiones, a ofrecer heno o paja adicional en el comedero y entonces la RTM deja de ser una RTM, pasando a ser una alimentación por componentes.
       El punto de vista de los productores varía de acuerdo a la región en donde esté ubicada la granja lechera. En los países latinoamericanos, en donde la mano de obra es más barata, es absurdo adoptar tecnologías que ahorran mano de obra, pero aumentan el costo de los insumos. Además, aun cuando las vacas bajas productoras estén consumiendo cantidades menores de alimento, de cualquier manera estarán recibiendo aditivos y otros insumos costosos, que son de gran beneficio para las altas productoras, pero que aportan poca o ninguna ventaja a las vacas productoras. Desde esta óptica, el uso de una sola ración es un ahorro mal entendido, que no se cristaliza en beneficios reales en producción.
       Pero tal vez la complicación más grave es que, en la práctica, las cosas no son tan bellas como dicen los que alimentan con una sola ración. Las vacas de mitad y final de la lactancia terminan ingiriendo más nutrientes de los que necesitan y llegarán, muchas de ellas, obesas (con calificación de condición corporal de 4 o más) al secado, cuando ya es demasiado tarde para ponerlas a dieta.
       Recuerde, la condición corporal, baja o alta, debe corregirse en el último tercio de la lactancia.

VISITE NUESTRAS SECCIONES