HOARD'S DAIRYMAN
SUSCRÍBETE A LA REVISTA
SUSCRÍBETE AL BOLETÍN

Cómo ordeñar: tiempos y movimientos

por Patti Hurtgen


  Nos han enseñado que hay pasos para seguir cuando se ordeña a una vaca. Se han escrito libros sobre protocolos en la sala de ordeño . . . ¿pero siempre se siguen estos protocolos? Phil Durst y Stan Moore, de la Universidad Estatal de Michigan revisaron investigaciones, principalmente en Michigan, para contestar esta pregunta. Tenga en mente que Michigan es el estado líder en producción de leche por vaca y leche de alta calidad (con cuentas bajas de células somáticas). Durst y Moore creen que evaluar a los productores de leche puede aportar información valiosa para los operadores y empleados.
  En el seminario en línea de abril, intitulado “La evaluación del ordeño reveló problemas costosos”, indicaron dos problemas comunes: ordeño bifásico y sobre ordeño. La solución simplificada a estos problemas fue: “El primer estímulo necesita ser suficiente y de alta calidad”.
  En su investigación, usaron un dispositivo que opera con baterías (Vacuum Diagnostic), registrando los datos en la unidad de ordeño para consignar el flujo de leche y los niveles de vacío. Esto les permitió analizar todas las vacas durante todo el proceso de ordeño.

Empezaremos con sus recomendaciones:
  1.- 10 a 15 segundos de estímulo físico de los pezones al inicio del proceso de preparación.
  2.- Tiempo de retraso de 60 a 120 segundos hasta que se coloca la unidad de ordeño.
  3.- Las unidades de ordeño deben ser separadas cuando haya de 125 ml a 250 mililitros de leche todavía en la ubre.
  Estos son pasos importantes, pero no siempre los siguen completamente o consistentemente y pueden provocar desviaciones en el protocolo.

Ordeño bifásico
  El ordeño bifásico ocurre cuando la oxitocina no ha llegado a las células mamarias al momento en que se coloca la unidad. El flujo de leche empieza, pero se detiene por un tiempo hasta que las células liberan la leche. Este periodo puede durar de 30 a 120 segundos. También le llaman retraso en la eyección de la leche.
  ¿Cuáles son los impactos del ordeño bifásico?
    Vacas incómodas
    Congestión de los pezones durante el vacío sin flujo de leche
    Reducción en la producción de leche, hasta de 5 kilos por día
    Cambios en los pezones, incluyendo engrosamiento de la piel de los pezones
  Aun con los mismos protocolos en el mismo hato, algunas vacas se pueden ver afectadas por el ordeño bifásico y otras no. “Por lo tanto, secar los pezones y colocar la unidad en el mismo paso, no nos da un tiempo de espera adecuado”, dijeron los especialistas.
  Sugirieron que hay que revisar los protocolos de ordeño y pensar sobre las ocasiones en que puede ocurrir el ordeño bifásico. Entonces empezar a planear cómo compartir la información con los empleados y entrenarlos de nuevo sobre los procedimientos adecuados de ordeño.

Sobre ordeño
  El sobre ordeño fue el segundo problema que cubrieron. Su definición es “el sobre ordeño ocurre cuando la unidad permanece colocada en la vaca por más de 30 segundos, después de que ha terminado el ordeño”. Las vacas que han tenido sobre ordeño se ordeñarán más despacio en el futuro. Nuevamente, se refirieron a las investigaciones. En dos estudios diferentes, 44 y 84% de los hatos estaban sobre ordeñando por lo menos al 30% de las vacas.
  Los problemas con el sobre ordeño:
    Vacío alto en la punta de los pezones
    Vacas incómodas
    Congestión y daño de los pezones
    Tiempo más largo de ordeño (preocupación con las vacas)
    Turnos más largos de ordeño (preocupación con los empleados)
    Tiempo más largo en el apretadero (menos tiempo comiendo y bebiendo)
    Más tiempo paradas
    Todo esto reduce la producción de leche y aumenta los costos
  Moore exhortó a los productores a hacer una revisión básica como punto de inicio. Recuerde que una vaca típica debe necesitar de 4 a 5 minutos para ser ordeñada. Pero antes de que se entusiasme en hacer cambios en el ordeño, primero haga una revisión meticulosa del equipo de ordeño, ajuste el tiempo de retraso de los separadores y después ajuste la tasa de ordeño, si es necesario. Una vez que haya hecho los ajustes, se recomienda el monitoreo regular.
  “Sólo porque los productores de leche dicen que no han tenido estos problemas, eso no quiere decir que sus vacas no los han tenido”, concluyeron los conferenciantes.

La autora es gerente de medios en línea de Hoard’s Dairyman.


VISITE NUESTRAS SECCIONES