HOARD'S DAIRYMAN EN ESPAÑOL          

La Revista Lechera de Vanguardia

Diciembre 2017, No. 276

   

Vitaminas B y nutrigenómica: una herramienta para mejorar la reproducción

por Helene Leclerc MSc.

       En los últimos 50 años la producción de leche prácticamente se ha duplicado (CDHI statistics, Canada, 2012). A pesar de que la vaca este consumiendo grandes cantidades de materia seca (MS) alcanzar los requerimientos para una alta producción sigue siendo un gran desafío y más para aquellas vacas que se encuentran en la etapa de la transición.


       La alta selección genética que se ha realizado con enfoque en la producción de leche ha traído como consecuencia un incremento en la incidencia de problemas metabólicos alrededor del parto lo que más adelante causa problemas en el desempeño reproductivo de la vaca; y como consecuencia un alta tasa de desecho involuntario en los establos, sobretodo por causas relacionadas con la reproducción (Tabla 1, CDHI statistics, Canada, 2012). El promedio del desempeño reproductivo en los hatos lecheros es muy bajo ( Tabla 2, CanWest, 2011) y muy caro para los productores. Se ha calculado que cada día abierto tiene un costo de $4 dólares y la perdida de una unidad porcentual de la tasa preñez representa un costo de $17 dólares.

       El manejo general de las vacas es crucial; pero en este artículo se centrará en la nutrición, ya que la alimentación representa más del 50% del costo de producción (Rubin, 2012).


EL PAPEL ESENCIAL DE LOS MICRONUTRIENTES

       Durante décadas nos hemos centrado en la importancia de los macronutrientes como la energía, la proteína y los macrominerales sin dales tanta importancia a los minerales traza como el selenio, el cobre, el zinc o el manganeso; tampoco a las vitaminas liposolubles como la A, D y E; y mucho menos a las hidrosolubles como son la colina, el ácido fólico o la riboflavina, entre otras, y que tienen un impacto importante en el metabolismo de los carbohidratos, las grasas y las proteínas. Sin embargo, se ha descubrimiento que las vitaminas del complejo B tienen un impacto específico en el sistema inmune, sobretodo durante el periodo de la transición; así mismo, tienen acción en la expresión de algunos genes (nutrigenómica) necesarios para la regulación de procesos metabolicos y en la reproducción.

ÚLTIMAS INVESTIGACIONES EN VITAMINAS B

       Estudios recientes han desarrollado un nuevo enfoque del manejo nutricional, tanto para el periodo de transición como durante la lactancia. Uno de estos resultados ha demostrados que las vitaminas del complejo B son altamente degradables en el rumen (Santschi et al, 2005), por lo que es necesario protegerlas cuando son administradas en la dieta.

       La colina, el ácido fólico y la B12 juegan un importante rol en la prevención de la infiltración de grasa en el hígado causada por la alta movilización de reservas corporales durante el periodo de la transición (Pinotti et al., 2002). El acido fólico y la vitamina B12 mejoran el balance energético disminuyendo la movilización de tejido graso lo que reduce los días al primer servicio (Duplessis et al., 2014 a,b).

       El estrés oxidativo tiene un impacto negativo en el sistema inmune y el desempeño reproductivo de las vacas lecheras. La riboflavina es un cofactor enzimático que reduce este estrés oxidativo (Manthey et al., 2006).

       Suplementar a las vacas en el periodo de transición con una mezcla de vitaminas B protegidas que incluyan colina, ácido fólico y riboflavina mejora el consumo de materia seca antes del parto, reduce los niveles de BHB’s en sangre, previene desordenes metabólicos e incrementa la reproducción (Evans et al., 2006a,b).

       Juchem y colaboradores (2012) demostraron que al suplementar con una mezcla de ácido fólico, biotina, ácido pantoténico, piridoxina y B12 incrementó el porcentaje a primer servicio en un 13% y redujo un 20% la tasa de desecho.

NUTRIGENÓMICA Y VITAMINAS DEL COMPLEJO B

       La nutrigenómica es una herramienta para optimizar la salud, la reproducción y la productividad en las vacas lecheras. Se ha evidenciado que las vacas que reciben dietas especificas tiene un desempeño diferente ya que los nutrientes tienen la habilidad de interactuar con el genoma. Los nutrientes son considerados como “señaladores moleculares” y pueden controlar la expresión de ciertos genes. Con este nuevo enfoque es posible evaluar el efecto de nutrientes específicos; como los son las vitaminas del complejo B; a nivel celular o tisular.

       Esto nos ayuda a tener un mejor entendimiento del mecanismo de acción de nutrientes específicos en el metabolismo animal. De hecho, en nuevas investigaciones de nutrigenómica, se demostró que la vitamina B12 y el ácido fólico intervienen positivamente en la expresión de los genes que regulan, tanto el desarrollo folicular como el proceso de ovulación de vacas lecheras (Gagnon et al., 2011). El folículo dominante fue más grande y estuvo listo antes para ser ovulado.

       Los productores de leche enfrentan grandes retos con las enfermedades metabólicas alrededor del parto y sus consecuencias, como el decremento del desempeño reproductivo y la reducción de la longevidad del hato, sólo por mencionar algunas.

Ahora ya sabemos que las vitaminas del complejo B juegan un papel crucial en funciones esenciales como lo es la reproducción. Un mejor entendimiento del mecanismo de acción de las vitaminas B y la oportunidad de suplementarlas de modo protegido en la dieta diaria de las vacas lecheras representa una solución para problemas que hemos asumido como normales.

La autora es la encargada de soporte técnico y desarrollo para ruminates de Jefo Nutrition Inc. Si desea información adicional, solicítela a la doctora Ursula Hershberger , representante técnico de ventas de Jefo de México, por correo a: uhershberger@jefo.com


01/11/2015

VISITE NUESTRAS SECCIONES